Máquinas CPAP: 10 consejos para evitar problemas comunes

La CPAP es un tratamiento importante para la apnea obstructiva del sueño, pero no está exento de frustraciones. Aprende a evitar las incómodas máscaras CPAP y otros problemas comunes.

Máquinas CPAP: 10 consejos para evitar problemas comunes

La terapia de presión respiratoria positiva continua (CPAP) es un tratamiento común para la apnea obstructiva del sueño. Incluye una pequeña máquina que suministra una presión constante y estable de aire, un tubo y una máscara facial o una máscara nasal CPAP. Los problemas comunes con CPAP incluyen las fugas de las máscaras, los problemas para conciliar el sueño y la sequedad en la boca o en la nariz.

La buena noticia es que si una máscara o dispositivo CPAP no te funciona, tienes otras opciones. Y la mayoría de las máscaras CPAP son ajustables, para ayudarte a estar más cómodo. Aquí hay 10 problemas comunes de CPAP y lo que puedes hacer al respecto.

El tamaño o estilo incorrecto de la máscara CPAP

Debes trabajar en estrecha colaboración con tu médico y proveedor de CPAP para asegurarte de que tienes una máscara CPAP que se adapta a tus necesidades y a ti. Cada persona tiene diferentes necesidades y formas de cara, así que el estilo y el tamaño de la máscara de otra persona puede no funcionarte.

Hay muchos estilos disponibles de máscara. Existen una gama de máscaras CPAP disponibles. Por ejemplo, algunas cuentan con máscaras completas que cubren la boca y la nariz, con correas que se extienden a través de la frente y las mejillas. Éstas pueden hacer que algunas personas sientan claustrofobia, pero funcionan bien ofreciendo un ajuste estable si te mueves mucho mientras duermes. Hay otras máscaras que tienen almohadillas nasales que se colocan debajo de la nariz y que tienen correas que cubren menos parte de tu rostro. Estas mascarillas pueden hacer que te sientas más cómodo. También pueden funcionar bien si llevas gafas o si tienes o quieres leer con la máscara puesta, ya que algunos sistemas obstruyen la visión inferior. Sin embargo, es posible que este tipo de máscara no te funcione si te mueves mucho por la noche o si duermes de lado.

Presta atención al tamaño. La mayoría de las máscaras vienen en diferentes tamaños. Las máscaras CPAP son ajustables. Pregúntale a tu médico o proveedor de CPAP que te enseñe cómo ajustar tu máscara para conseguir el mejor ajuste. Las instrucciones del fabricante de productos también pueden ayudarte a mostrar cómo hacer esto.

Acostumbrarse a utilizar el dispositivo CPAP

Puede serte útil que empieces utilizando tu máscara CPAP durante períodos cortos de tiempo mientras estás despierto, por ejemplo, mientras ves la televisión. Una vez ya estés acostumbrado a esto, prueba con la máscara y el tubo con la presión del aire durante el día mientras estás despierto. Una vez que te acostumbres a lo que sientes, comienza a utilizar el dispositivo CPAP cada vez que te entre sueño, por la noche y durante la siesta. Te puede costar acostumbrarte a la máscara.

10 consejos para evitar problemas comunes de las CPAP

Dificultad para tolerar el aire forzado

Puedes ser capaz de superar esto utilizando una función de "rampa" de la máquina. Esta característica te permite comenzar con una baja presión de aire, seguido de un aumento automático y gradual en la presión para el ajuste prescrito mientras duermes. La tasa de esta función de rampa puede ser ajustada por tu médico.

Si esto no ayuda, habla con tu médico acerca de cambiar a otro tipo de dispositivo que se pueda ajustar automáticamente mientras estás durmiendo. Por ejemplo, las unidades que proporcionan una presión positiva de dos niveles (BiPAP) o dispositivos que tienen contornos de presión variables. Estos proporcionan más presión cuando inhalas y menos cuando exhalas.

Sequedad y congestión nasal

Un dispositivo CPAP que cuenta con un humidificador térmico, que se conecta a la máquina de presión de aire, puede ayudarte con este problema. El nivel de humidificación es ajustable. El uso de un aerosol nasal de solución salina antes de acostarte también puede ayudarte. El médico puede prescribirte un aerosol nasal con esteroides si tu sequedad no responde a la humedad caliente. También es importante que la máscara se ajuste bien. Una máscara con fugas puede resecarte la nariz.

Sensación de claustrofobia

Mientras estés despierto, ponte sólo la máscara sobre la cara, sin ponerte ninguna parte más. Una vez que te sientas cómodo con eso, trata de utilizar la mascarilla con las correas. A continuación, intenta mantener la máscara y el tubo, sin las correas, con el tubo conectado a la máquina CPAP a una presión baja (desactiva la función de rampa). Y, finalmente, utuliza la máscara con las correas y con la máquina de presión de aire encendida mientras estás despierto. Después de que te sientas cómodo con eso, trata de dormir con ella puesta.

Los ejercicios de relajación, como la relajación muscular progresiva, también te pueden ayudar a reducir la ansiedad. Si todavía sientes claustrofobia, habla con tu médico o proveedor de CPAP. Te pueden ayudar a conseguir una mascarilla de diferente tamaño o probar con un estilo diferente, como el que utiliza almohadillas nasales.

La máscara te provoca irritación o llagas en la piel

Una máscara con fugas o mal ajustada significa que no estás recibiendo la presión total del aire que necesitas y que te puede causar irritación de la piel. También te puede liberar aire en los ojos, haciendo que se te sequen o te lloren. Trata de utilizar las almohadillas y las correas de ajuste para conseguir un mejor ajuste. Si el dispositivo se coloca sobre la nariz, asegúrate de que el aire no se dirige hacia tus ojos.

Puede que tengas que pedirle a tu proveedor que te ayude a encontrar una máscara de un tamaño diferente, sobre todo si tu peso cambia notablemente o también puedes probar un dispositivo de un estilo diferente, como unas almohadillas nasales o una máscara inflable que se amolde a tu cara. Si tu piel se deteriora o te aparecen llagas en la piel, informa a tu médico de inmediato.

Dificultad para conciliar el sueño

Este es un problema temporal y normal. El uso de la máscara durante algún tiempo por el día puede ayudarte a acostumbrarte a la máscara. El uso de la función de rampa, que proporciona un aumento automático y gradual en la presión del aire, puede llegar a tu ajuste de presión prescrito mientras duermes. Tener buenos hábitos de sueño en general como practicar ejercicio con regularidad, evitar la cafeína y el alcohol antes de acostarte y tratar de relajarte. Por ejemplo, toma un baño caliente antes de irte a la cama. Evita ir a la cama hasta que estés cansado.

Sequedad en la boca

Si respiras por la boca por la noche o duermes con la boca abierta, algunos de estos dispositivos pueden empeorar la sequedad de la boca. Una correa de la barbilla puede ayudarte a mantener tu boca cerrada y reducir la fuga de aire si utilizas una máscara nasal CPAP. Un dispositivo de mascarilla de tipo completo que cubre la boca y la nariz también puede funcionarte bien. Un humidificador CPAP climatizado conectado a la máquina de presión de aire también puede ayudarte.

Quitarse sin querer el dispositivo CPAP durante la noche

Es normal que a veces cuando te despiertes te des cuenta que te has quitado la máscara durante al noche. Si te mueves mucho cuando duermes, una mascarilla facial será la más apropiada para ti. Te puedes quitar la máscara si tu nariz está congestionada. Si es así, lo que garantiza un buen ajuste de la máscara y la adición de un humidificador CPAP te puede ayudar. Una correa de la barbilla también puede ayudarte a mantener el dispositivo en tu cara. Si esto es un problema constante, puedes considerar el establecimiento de una alarma durante algún tiempo por la noche, para comprobar que llevas el dispositivo puesto. También puedes ir restrasando progresivamente la hora de la alarma, si vas manteniendo el dispositivo durante más tiempo.

El ruido te molesta

La mayoría de los nuevos modelos de equipos CPAP son muy silenciosos, pero si encuentras el ruido del dispositivo muy molesto, primero verifica que el filtro de aire del equipo está limpio y no está bloqueado. Algo obstruido puede estar contribuyendo al ruido. Si esto no ayuda, pídele a tu médico o proveedor de CPAP que compruebe el dispositivo para asegurarte de que está funcionando correctamente. Si el dispositivo está funcionando correctamente y el ruido aún te molesta, ponte tapones para los oídos.

El tiempo y la paciencia es clave del éxito. El uso de un dispositivo CPAP puede ser frustrante a medida te acostumbrar a ella, pero es importante que no te des por vencido. El tratamiento es fundamental para evitar complicaciones relacionadas con la apnea obstructiva del sueño, tales como problemas del corazón y la fatiga durante el día. Trabaja con tu médico y proveedor de CPAP para garantizar el mejor ajuste y el mejor dispositivo para ti y trata de hacer ajustes si estás experimentando algunos de los problemas comunes de CPAP. Te puede costar varios meses encontrar la configuración correcta para tu caso y para adaptarte a la máscara. Con tiempo y paciencia, la CPAP puede influir positivamente en tu calidad de vida y salud.