¿Qué es una CPAP neonatal?

CPAP es la sigla de "presión positiva continua en las vías respiratorias." La CPAP neonatal es un equipo médico utilizado para ayudar a los recién nacidos a respirar.

¿Qué es una CPAP neonatal?

Los bebés nacidos antes de las 36 semanas de embarazo, pueden no haber desarrollado plenamente los pulmones y pueden ser incapaces de respirar por su cuenta.

En estos casos, al niño se le coloca un dispositivo que envía un flujo de aire por su nariz y por su tráquea. Esto crea una pequeña cantidad de presión positiva en la vía respiratoria, manteniéndola abierta y permitiendo que el niño respire.

Los bebés nacidos antes de las 28 semanas de embarazo pueden carecer de un lubricante llamado surfactante pulmonar normal. Este agente tensioactivo permite a los pulmones expandir y contraer los tejidos sin que se peguen entre sí. Cuando un niño carece del tensioactivo, los pulmones pueden colapsarse, lo que resulta en un problema de respiración conocido como síndrome de dificultad respiratoria neonatal. Para estos niños, el uso de una CPAP neonatal puede salvar sus vidas. Esto les permite respirar y reduce la necesidad de más máquinas de ventilación invasiva.

La CPAP neonatal también se conoce como la ventilación no invasiva y puede evitar la necesidad de ventiladores.

Los ventiladores requieren un tubo de respiración que se inserta en la garganta del niño y otro que se inserta por la tráquea. El aire se suministra a una presión superior y el tubo de respiración puede introducir bacterias, causando infecciones pulmonares. El riesgo de complicaciones de los ventiladores son mayores que las del CPAP neonatal.

Un niño con síndrome de dificultad respiratoria puede tener que ser enviado a casa con un CPAP nasal neonatal. Esta máquina portátil se debe mantener junto a la cama del niño, al igual que una máquina de la apnea del sueño para adultos. Una cánula nasal proporciona el oxígeno ligeramente presurizado en la nariz del niño a través de un tubo de plástico flexible. La máquina no respira para el niño, el niño aún respira por su cuenta. El objetivo es apartar al niño del CPAP neonatal, y un equipo respiratorio neonatal ayudará al niño a lograr ese objetivo.

La CPAP neonatal puede salvar vidas, pero no está exenta de riesgos. El oxígeno o presión excesiva puede causar desgarros en el tejido pulmonar, lo que lleva a un colapso pulmonar. El alto nivel de oxígeno también puede dañar la retina del ojo, lo que resulta en ceguera. Otras complicaciones incluyen coágulos sanguíneos o sangrado en el cerebro, lo cual puede ocasionar daño cerebral a largo plazo. Para evitar estas complicaciones, el nivel de oxígeno y la presión necesita ser reducida tan pronto como sea posible.

¿Qué es una CPAP pediátrica?

La necesidad de una CPAP neonatal se puede reducir mediante la prevención de un parto prematuro. El cuidado prenatal adecuado para la madre, incluyendo las visitas regulares al médico y una nutrición adecuada, se traduce en un bebé sano. El parto prematuro a veces puede ser detenido con el uso de medicamentos, lo que permite al bebé tener más tiempo para desarrollarse en el útero. Para los bebés con un alto riesgo de nacer antes de término, la medicación corticosteroide administrada a la madre puede inducir a que los pulmones del bebé maduren más rápidamente.