Remedios caseros para los ronquidos

Conoce los remedios caseros naturales para evitar los ronquidos. Ya sea que tú o que tu pareja tenéis algún problema con los ronquidos, estos consejos y trucos os ayudarán a ambos a dormir mejor.

Remedios caseros para los ronquidos

Cuando roncas, las estructuras de la boca, garganta, lengua, garganta superior, paladar blando y úvula, vibran contra las amígdalas y las adenoides. Para ello, hay muchas causas posibles.

Las personas con sobrepeso son más propensas a roncar y los expertos creen que es debido a que el tejido graso adicional comprime los conductos de aire. El consumo de alcohol antes de dormir es otro factor, ya que provoca que músculos de la garganta se relajen y los tejidos se hundan. Y cada vez que tengas congestión nasal debido a un resfriado o alergias, eres más propensos a roncar, porque los tejidos inflamados y mucosidad interfieren con el flujo de aire.

Trucos caseros para no roncar

Prueba las siguientes medidas preventivas para reducir o eliminar los ronquidos. Cambia tu posición para dormir, ésto puede ser todo lo que necesitas para dejar de roncar. Además, si quieres hacer una apuesta más segura, puedes adelgazarte.

Cómprate unas cuantas almohadas extra y eleva la cabeza cuando estés tumbado en la cama, en lugar de estar acostado sobre tu espalda. Vas a prevenir que los tejidos blandos de la garganta obstruyan tus vías respiratorias.

Eleva la cabecera de su cama. Una manera fácil de hacerlo es colocar varias placas planas debajo de las patas en el extremo superior de la cama. De esta forma conseguirás una elevación extra de tu parte superior del cuerpo.

Duerme de lado. Por supuesto, no hay garantía de que permanecerás en esa posición, pero por lo menos empieza a dormir de lado con los brazos abrazando una almohada. Hay una buena razón por la que no quieres dormir boca arriba. En esta posición, la lengua y el paladar blando se apoyan contra la parte posterior de la garganta, obstruyendo las vías respiratorias.

Remedios caseros para evitar los ronquidos

Si abrazar una almohada no te ayuda, puedes probar el truco de la pelota de tenis. He aquí cómo: coser un pequeña bolsa en la parte posterior de la chaqueta del pijama y meter una pelota de tenis en el interior. Por la noche, si comienzas a rodar sobre tu espalda mientras estás durmiendo, la pelota de tenis te molestará y sin darte cuenta volverás a ponerte de lado.

Si la congestión nasal está causando el ronquido, toma un descongestionante o un antihistamínico antes de dormir.

Tapa la nariz abierta con tiras nasales, disponibles en la mayoría de farmacias. Puede parecer extraño, pero ¿quién está mirando? Siguiendo las instrucciones del paquete, coloca una cinta sobre la parte externa de la nariz antes de dormirte. Ellas levantan y abren las fosas nasales para aumentar el flujo de aire.

Haz gárgaras con un enjuague bucal de menta para reducir el tamaño del revestimiento de la nariz y la garganta. Esto es especialmente efectivo si el ronquido es una condición temporal causada por un resfriado o una alergia. Para mezclar con las gárgaras de hierbas, añade una gota de aceite de menta en un vaso de agua fría. (Pero haz sólo gárgaras, no te tragues los enjuagues).

Suena extremo, pero algunas personas han que han utilizado un collarín debido a un latigazo cervical han podido detener sus ronquidos. Su acción consiste en mantener la barbilla extendida para que tu garganta no se doble y tus vías aéreas permanezcan abierta. No tienes por qué utilizar un aparato de plástico rígido. Hay opciones de espuma blanda y suave, que se encuentra disponible en farmacias o tiendas de suministros médicos, que son menos restrictivas y funcionarán igual de bien.

Reduce los alérgenos en el dormitorio (polvo, caspa de animales, moho) para aliviar la congestión de la nariz. Todo esto lo puedes reducir pasando la aspiradora por el suelo, las alfombras y las cortinas habitualmente. Cambia las sábanas y fundas de almohada a menudo.

Si tus ronquidos son un problema de temporada, sabes que eres alérgico al polen. Trata de tomar hasta tres tazas de té hecho de ortiga. Los herbolarios lo recomiendan para calmar la inflamación causada por alergias al polen. Para hacer el té, vierte 1 taza de agua hirviendo sobre 1 cucharada de hojas secas (disponible en tiendas de alimentos naturales). Tapa la tetera y deja reposar durante 5 minutos. Cuando ya han pasado estos minutos, ya puedes colarlo. Bebe una taza de té antes de acostarte.

No comas una comida pesada o consumas bebidas alcohólicas tres horas antes de dormirte. Esto puede causar que tus músculos de la garganta se relajen más de lo normal.

Los ronquidos mejoran cuando te adelgazas. La pérdida del 10 por ciento de tu peso corporal puede ayudarte al aliviar la constricción de la vía aérea superior.

Deja de fumar. El humo del tabaco irrita las membranas mucosas, por lo que la garganta se inflama y las vías respiratorias superiores se estrechan. Los fumadores también tienen más problemas con la congestión nasal.

Si estás tomando con regularidad algún tipo de medicamento, habla con tu médico acerca de las alternativas que tienes. Algunos medicamentos pueden empeorar los ronquidos, incluyendo pastillas para dormir y los sedantes.

El aire seco puede contribuir a los ronquidos. Hay un montón de maneras de luchar contra el aire seco. Un humidificador o vaporizador de vapor en el dormitorio puede mantener tus conductos de aire húmedos, sólo asegúrate de limpiarlo con regularidad, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Otra opción es justo antes de la hora de acostarte es llenar un recipiente con agua caliente y colocar una toalla sobre la cabeza y que tu nariz quede más o menos a 15 centímetros de agua. Hecho esto, respira profundamente por la nariz durante unos minutos.

Dormir con alguien que ronca

Si vives con alguien que ronca, hay cosas que puedes hacer para poder dormir toda la noche sin tener que cambiar de habitación. Sigue leyendo:

  • Cómprate un par de tapones para los oídos. Son baratos y bastante cómodos una vez que te acostumbras a ellos.
  • Una máquina de ruido blanco puede hacer que las noches con una persona que ronca sean más soportables. Estos dispositivos producen un sonido constante que amortigua otros ruidos.
  • Duérmete mucho antes que tu cónyuge. De esa manera, por lo menos, tiene una ventaja para una buena noche de sueño.

Cuándo consultar al médico acerca de los ronquidos

Un ronquido excesivo puede ser señal de apnea del sueño, una condición potencialmente peligrosa que requiere tratamiento. Comunícaselo a un médico si eres una persona que ronca fuerte y que dejas de respirar por períodos cortos cuando estás dormido. También debes notificarlo al médico si a veces te despierta sin aliento, si te despiertas con dolores de cabeza o si tienes sueño durante el día. La apnea del sueño puede reducir los niveles de oxígeno en la sangre, llevando eventualmente a la presión arterial elevada y un corazón agrandado. Además de las modificaciones de estilo de vida (perder peso o cambiar tu posición durante el sueño), algunas veces los médicos recomiendan una presión continua positiva de aire (CPAP) para su uso nocturno. La cirugía también es posible.